• Camila Dominguez

Quizás no es tan malo quedarse en casa.


En esta época de pandemia que nos toca vivir, te compartimos la siguiente reflexión ilustrada por Clara Doval:

La cuarentena me encontró entre cuatro paredes, sin tele, sin computadora ni ventana a la calle.

Pero son mis cuatro paredes, las cuales conseguí después de tanto trabajo y esfuerzo. De tanto pedirle a Jesús que me regale un lugar dónde pueda seguir creciendo y madurando (Muy pícaro).

Después de 5 días de ver a muy poca gente, de hablar con mis alumnos y compañeros de trabajo por medio de una pantalla de celular, o de hacer videollamadas con mis amigos, mi estado de ánimo no era el mejor aunque por momentos me reía pateando un papel higiénico o haciendo zumba por youtube.

Hoy, me levanté con un mensaje que me ayudo a cambiar mi forma de ver la situación. Hacia mucho que no estaba a solas con Jesús y siempre encontraba una excusa para escaparme y no escucharlo. Hoy me agarró entre cuatro paredes sin nada que me distraiga. Imposible jugar a las escondidas, no hay cuarto donde ni Él ni yo nos podamos esconder.

Quizás ya no es tan malo quedarse en casa.

"El virtuoso máximamente quiere convivir consigo mismo, a saber, volviendo a su corazón y meditando consigo mismo; y esto lo hace deleitablemente"

Santo Tomás de Aquino

Camila Dominguez

Miembro activo Dirección de Arte 2020

Clara doval

Miembro activo Dirección de Arte 2020