¿Libres o liberados?

May 28, 2017

 

Es muy común hoy en día que cualquier persona o grupo de personas que desea hacerse oír y transmitir que su causa es justa apele a la palabra “libertad” como estandarte. Se defiende la “libertad de expresión”, se aboga por la “libertad sobre el propio cuerpo” y se lucha por la “libertad de autodeterminación”, como si por el solo hecho de utilizar el concepto se justificara y legitimara toda causa. Vale la pena, pues, decir algunas palabras acerca de esto.

 

Tomás de Aquino dirá: “El hombre es el ser que elige sus propios fines”, lo cual parece justificar ipso facto los casos citados anteriormente, pero pasemos a hacer un análisis más fino acerca de la cuestión.

 

Al observar los diferentes seres que hay en el mundo se advierte rápidamente que no son todos iguales y uniformes, sino que se perciben muchas diferencias. La primera y más evidente de todas ellas es la de que existen diferentes grados de vida en los seres, a saber: seres inanimados (piedras), seres vivos con funciones (plantas), seres vivos sensitivos (animales), y finalmente, seres vivos racionales (ser humano).

 

Lo que cabe considerar ahora es en qué radica esta diferencia, el porqué de que un hombre sea superior a un animal o a una planta. La respuesta está en la naturaleza de los seres, que responde a su esencia. La esencia del ser humano es ser animal racional, y sus facultades propias son la inteligencia y la voluntad, siendo la libertad una propiedad de esta última.

 

Retomando la cuestión original, ¿elige entonces el hombre sus propios fines? Continuando con el desarrollo realizado podemos contestar que sí y no. Sí puede hacerlo en cuanto que es libre y en esto se distingue de un animal irracional. En efecto, el hombre puede tomar decisiones acerca de todos sus fines intermedios, puede elegir desde qué estudiar, con quién relacionarse, qué estilo de vida prefiere, hasta si le gusta más caminar por el sol o por la sombra. Pero su fin último, lo que lo realiza como persona, no puede elegirlo. ¿Por qué? Porque este fin está determinado por su naturaleza, con la cual nació y que no eligió, sino que le vino dada. Por lo tanto, podemos concluir que el hombre es libre de elegir sobre todas las cosas siguiendo su naturaleza.

 

Marcos Rial

Director de Comisiones de la SITA Joven

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

SUSCRIBITE

Please reload

POSTS RECIENTES

TAGS

BLOG DE LA

SITA Joven

Please reload